fbpx

Julian Alaphilippe, Deportista de año en Francia y ganador de la “Bicicleta de Oro”, listo para el Tour Colombia (PERFIL)

El Tour Colombia vuelve a tener la presencia de uno de los mejores ciclistas del mundo, Julian Alaphilippe, quien ratificó en 2019 esa categoría, consagrándose como el Deportista del Año en Francia y ganador del trofeo Velo D’Or (Bicicleta de oro) equivalente al también famoso Balón de Oro.  

Alaphilippe, nacido en Saint-Armand-Montrond hace 27 años es dueño de una personalidad avasallante, de vida deportiva y personal sin complicaciones que comenzó a correr en el equipo del ejército francés cuando prestaba  el servicio militar en 2012 y pasó al año siguiente al Ettix –IHNED, filial del Omega Pharma-Quick Step, ganando una etapa del Tour del Avenir y en el 2014 pasó al equipo de la primera división descollando rápidamente en carreras de un día e igualmente en pruebas por etapas.

Los tres años siguientes permitieron a Julian Alaphilippe afianzarse como uno de los grandes del lote mundial llegando al 2018 con la determinación suficiente para imponerse en la Flecha Valona y en la Clásica San Sebastián, redondeando el año con un gran Tour de Francia en el que obtuvo dos victorias de etapa y la camiseta como el mejor escalador, en señal de lo que sería el Tour 2019 donde hizo sonar todos los instrumentos de la orquesta que ha dirigido su padre por muchos años.

Alaphilippe llega en este 2020 otra vez a Colombia, con la clara intención de brillar en la tierra del campeón del Tour de Francia del año pasado, comenzando así el camino que le conduzca a la lucha por la victoria que un francés no alcanza desde hace 35 años. Se trata de un rutero que todavía no cree haber llegado a su límite, tiene un plan semanal de entrenamiento basado en la próxima carrera, no se obsesiona con las dietas y menos con la tecnología a bordo de la bicicleta (potenciómetro y cardio frecuencímetro) pero adora el freno de disco por considerarlo más seguro que el tradicional.

Tampoco le quita el sueño el tema del peso corporal, consume algunas veces cuando la ocasión lo permite vino y cerveza, se ocupa directamente cuando está en casa del arreglo y mantenimiento de su bicicleta pues siendo adolescente trabajó en un taller. Se trata de un corredor completo, en plena evolución de quien es posible esperar que siga obteniendo grandes victorias y apuntando a otras como el mismísimo Tour de Francia. 

Viene, como ya lo hizo anteriormente a Colombia, con el ánimo de brindar un gran espectáculo por las carreteras de Boyacá y Cundinamarca, como ya lo hizo en las del Valle y el Eje Cafetero en el 2018 y Antioquia en el 2019, quedando séptimo en las dos oportunidades y ganando una etapa en cada edición, además de repetir como séptimo en la general. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp